El producto congelado
síguenos en facebook
consejos para descongelar

En el momento de hacer su compra, nuestro personal le informará sobre cómo descongelar y cocinar nuestros productos. Es muy importante descongelar correctamente los alimentos para que no se modifiquen sus propiedades. Cada producto tiene su forma óptima de descongelación. Sigue los consejos que te indicamos abajo para que puedas disfrutar de tu compra con su máxima calidad.

pescado
El pescado, en general, se debe descongelar antes de cocinarlo. Pero si lo vas a cocer en agua, al vapor y, en algunos guisos y cocciones al horno, se puede emplear directamente congelado.
Para descongelarlo, retira todos los envases que contenga y ponlo sobre una rejilla o en un colador, para que los jugos de la descongelación queden aparte.
Si el pescado va envasado al vacío, también puedes descongelarlo sumergiéndolo en agua fría en el mismo envase. Así el tiempo de descongelación será más rápido.
marisco
Para descongelar el marisco crudo (langostinos, cigalas, gambón argentino…) lo mejor es hacerlo en el frigorífico, y si fuera necesario, la otra opción es sumergirlo en agua fría durante unos minutos, justo antes de cocinarlo. Cuando tenga la textura de descongelado, escúrrelo y ya puedes emplearlo de la forma que te apetezca.
Si se trata de marisco para cocer, no es necesario descongelarlo, puede cocerse directamente. Si el marisco ya está cocido (langostinos cocidos, langosta cocida, gamba salada…), debes descongelarlo también en el frigorífico, sobre un recipiente con rejilla, para que los jugos de la descongelación queden aparte y no impregnen el producto.
carnes
La carne debes descongelarla en la nevera, sin ningún envase. Si va envasada al vacío, también puedes sumergirla en agua fría con el mismo envase, de esta forma la descongelación será más rápida.
verduras
Para cocinar las verduras, no debes descongelarlas. Añádelas al líquido de cocción y cocínalas a tu gusto. Si lo prefieres, también las puedes cocer al vapor, directamente congeladas, y resultarán mucho más sabrosas y conservarán mejor los nutrientes.

Los salteados y revueltos saltéalos directamente congelados con un poco de aceite bien caliente y en pocas cantidades, sazonándolos a tu gusto.
bollería
Para disfrutar de nuestros croissants, churros, etc..., deberás descongelar el producto antes de hornearlo. Con las masas de hojaldre, pasteles, etc... deberás dejar fermentar entre 4 y 5 horas.

También disponemos de productos de bollería ya fermentados, listos para hornear.
precocinados
Los pescados rebozados y empanados, los buñuelos, empanadillas… fríelos, directamente congelados, sumergiéndolos en abundante aceite bien caliente. Con las croquetas, albóndigas y las carnes empanadas o rebozadas haz lo mismo y deja que se doren.

Recuerda no freír nunca mucha cantidad de una sola vez, así conseguirás mantener constante la temperatura del aceite y el resultado será un rebozado crujiente y nada aceitoso. Finalmente, ponlos sobre papel absorbente.
volver

COOKIES PROTECCIÓN DE DATOS AVISO LEGAL